30 marzo 2013

no llores, no llores, no llores



Cuando escribir ya no consuela.
Ahí comienza mi miedo.
Y continua en tu vacío de mi cama.
Sigue por tu ahora,
tu por qué,
tu sonrisa,
mi dolor.

Cuando escribir ya no consuela.
Ahí se extiende mi miedo.
Sigue por mi desconsuelo,
mi desgana,
mi pena,
tu anhelo.

Cuando escribir ya no consuela.
Ahí comienza mi miedo.
Y acaba lo demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario